martes, 26 de mayo de 2015

ARYM e INVESTIGADORES PIDEN QUE EL MATE QUEDE FUERA DE LA LISTA DE LA OMS

Unos 130 trabajos destacan las propiedades benéficas del mate

Especialistas de Argentina, Paraguay y Uruguay salieron al cruce de la OMS, luego de que reflotara el viejo debate en torno a la infusión
Martes 26 de mayo de 2015 | economía | el territorio

El papa Francisco, gran difusor del mate. | Foto: Archivo
Investigadores argentinos, uruguayos y brasileños desestimaron el peligro cancerígeno del mate, luego de la polémica desatada por la postura de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre que la combinación de yerba y agua caliente podría producir cáncer. Y señalaron que al menos 130 trabajos de investigación resaltan las propiedades benéficas de la yerba mate, principal ingrediente de la infusión nacional.
Días atrás, una publicación en la BBC reflotó un viejo debate que muchos investigadores consideraban terminado: la supuesta relación entre el cáncer de esófago y la ingesta de mate. Según la cadena inglesa, los defensores del glifosato (incluido recientemente entre los posibles cancerígenos) trajeron nuevamente la discusión. Así, quienes defienden el uso de este agroquímico relativizan la advertencia, al señalar que otros productos de consumo diario, como el mate caliente, también fueron categorizados de la misma forma por la OMS.
Cabe recordar que en 1991, la Agencia Internacional para la Investigación sobre Cáncer (Iarc) puso al mate caliente en el grupo de riesgo 2A. Para la OMS, la temperatura en que se toma la bebida podría estar vinculada al surgimiento de ciertos tipos de cáncer, como el de esófago.
Sin embargo, investigadores y especialistas de Argentina, Paraguay y Uruguay desestimaron la posibilidad. Así, el investigador Nelson Bracesco, profesor del departamento de Biofísica de la Facultad de Medicina de la Universidad de la República del Uruguay, sostuvo que la versión que relaciona al cáncer de esófago con el mate fue refutada por muchos trabajos que se vienen desarrollando desde 1993.
Explicó que lo que podría provocar un cáncer de ese tipo, son las lesiones causadas por la ingesta de líquidos muy calientes, ya sea infusiones, sopas o cualquier otro alimento. Por el contrario, dijo que la tradicional infusión tiene propiedades de protección de ADN y una cantidad y variedad de polifenoles, similar a la que puede encontrarse en el té verde y el vino tinto y que, por lo tanto, podría ayudar a prevenir un cáncer, antes que causarlo.
En mayo del año 2014, Bracesco visitó Posadas en el marco del VI Congreso Sudamericano de Yerba Mate. En dicha oportunidad, el investigador recordó que “ya desde 1993, un trabajo reveló que el productor de lesiones que podrían transformarse en un futuro cáncer es la temperatura, o sea, el agua caliente”.
Además, el Grupo Interdisciplinario de Yerba Mate y Salud de la Universidad de la República, de Uruguay, pedirá formalmente que la OMS retire al mate de esa lista.
A nivel local, Miguel Eduardo Schmalko, docente e investigador de la Universidad Nacional de Misiones, también destacó la existencia de numerosos trabajos que comprueban las propiedades benéficas de la yerba. Recordó que en más de quince países diferentes del mundo, como universidades de Turquía, Australia o Nueva Zelanda, llevan adelante publicaciones sobre la bebida insignia de la tierra colorada. “En los últimos siete años se realizaron unos 130 trabajos de investigación sobre las propiedades benéficas de la yerba mate”, dijo.
También en Paraguay, el oncólogo Rubén Estigarribia, refutó la probabilidad en dialogó con Última Hora. “Lo recomendable es consumir el mate "como los uruguayos", con agua tibia, no con agua hirviendo. Generalmente, el paraguayo toma con agua muy caliente, algunos incluso dejan el agua (pava) sobre el fuego mientras siguen bebiendo", manifestó.
Brigitte Smith, técnica del Centro Yerbatero Paraguayo, aseguró que difícilmente el mate produzca cáncer, ya que en la región se toma desde la época de los guaraníes. Resaltó también que no existen registros de cáncer de esófago producido por el consumo de mate y que una de las hipótesis apunta a la combinación de la yerba con el cigarrillo.
Mientras que desde la Asociación Ruta de la Yerba Mate de Argentina (Arym) piden explicaciones a la OMS sobre la inclusión "del mate como un producto que puede producir cáncer cuando se lo bebe caliente, solicitando información precisa, de a qué temperatura se refiere con caliente".
Para Alejadro Gruber, presidente de la Arym, "si fuera real, en Uruguay, Argentina, Paraguay, Sur de Brasil y Chile, los mayores consumidores de mate, deberíamos encontrar una gran población con este grave mal".
"Por el contrario, los habitantes del Mercosur y los bebedores del mate tradicional a nivel mundial, gozan de buena salud y jamás hemos tomado conocimiento de que un sólo matero (bebedor de mate) haya padecido esta trágica enfermedad (cáncer de esófago) por beber la infusión". destacó el titular de la asociación que reúne a más de 200 establecimientos ligados a la yerba mate.
La Iarc informó a BBC Mundo que "en el futuro se reevaluará el mate", para determinar si debe seguir en la misma categoría de riesgo. "Examinaremos la hipótesis de que es la temperatura del agua y no la planta o su preparación la que está asociada con el cáncer", dijo el organismo.
  
Explicaciones que faltan
La Agencia Internacional para la Investigación sobre Cáncer no aclara por qué el mate es potencialmente dañino en el informe dado a conocer en 1991, según señaló la BBC Mundo. Dicha agencia, dependiente de la OMS, aclaró que no podía distinguir si los hallazgos se debían "al contenido de la bebida o a la temperatura a la que es consumida". Su conclusión fue poner al "mate caliente" en la categoría 2A –la más seria después de "cancerígeno" - y poner a la planta (de yerba mate) misma en el grupo 3.
Una vocera de la Iarc indicó a la BBC Mundo que "hay sugerencias de que la temperatura de la bebida, más que la planta misma o la forma en que es procesada, podría explicar la asociación que se observó entre tomar mate y ciertos tipos de cáncer".
Sin embargo, la portavoz no explicó por qué el organismo no incluyó a otras bebidas calientes, como el té y el café, en la misma categoría de riesgo que el mate.
Ambas infusiones, que fueron analizadas en el mismo trabajo de 1991 en el que se estudió al mate, son consideradas menos dañinas por la Iarc. Así el café fue puesto en el grupo 2B, el que le sigue al del mate, donde el riesgo cancerígeno es "posible" en vez de "probable". Esto se debió a que se halló "evidencia limitada de que tomar café puede generar cáncer en la vejiga".
En cambio el té fue puesto en el grupo 3 –los inclasificables- debido a que no hubo "evidencia adecuada".

No obstante, en ambos casos el informe hizo alusión al tema del agua caliente

No hay comentarios:

Publicar un comentario